1-dsc_0003_2-jpg
2-dsc_0042-jpg
3-dsc_0028_2-jpg
4-dsc_0083-jpg
5-dsc_0088-jpg
6-dsc_0108-jpg
7-dsc_0153-jpg
8-dsc_0016-jpg
9-dsc_0143-jpg
10dsc_0160-jpg
11-dsc_0163-jpg
12-dsc_0165-jpg
13-dsc_0212-jpg
14-dsc_0249-jpg
15-dsc_0262-jpg
16-dsc_0360-jpg
17-dsc_0014-jpg
20-dsc_0563-jpg
21-dsc_0023_2-jpg
22-dsc_0034_2-jpg
23-dsc_0617-jpg

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Su rasgo más llamativo, del que toma su nombre vulgar la especie, es una protuberancia nasal inchable que va desde los ojos al extremo del hocico, que el macho puede hinchar a voluntad con aire aumentando de tamaño, parenciendo entonces un balón oval bilobulado, cuyo apéndice valvular lo hace hermético. La capacidad de esta capucha se ha calculado en unos siete litros. En las hembras no está tan desarrollado y no es hinchable, sin embargo los machos cuando cierran una de las ventanas de la nariz y espiran, pueden hacer salir la membrana internasal, muy elástica, por la otra ventana de la nariz, generalmente la izquierda, formando un "globo" rojo del tamaño de un huevo de avestruz, que cuando está fláccido cuelga a modo de probóscide sobre la boca.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Su rasgo más llamativo, del que toma su nombre vulgar la especie, es una protuberancia nasal inchable que va desde los ojos al extremo del hocico, que el macho puede hinchar a voluntad con aire aumentando de tamaño, parenciendo entonces un balón oval bilobulado, cuyo apéndice valvular lo hace hermético. La capacidad de esta capucha se ha calculado en unos siete litros. En las hembras no está tan desarrollado y no es hinchable, sin embargo los machos cuando cierran una de las ventanas de la nariz y espiran, pueden hacer salir la membrana internasal, muy elástica, por la otra ventana de la nariz, generalmente la izquierda, formando un "globo" rojo del tamaño de un huevo de avestruz, que cuando está fláccido cuelga a modo de probóscide sobre la boca.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Su rasgo más llamativo, del que toma su nombre vulgar la especie, es una protuberancia nasal inchable que va desde los ojos al extremo del hocico, que el macho puede hinchar a voluntad con aire aumentando de tamaño, parenciendo entonces un balón oval bilobulado, cuyo apéndice valvular lo hace hermético. La capacidad de esta capucha se ha calculado en unos siete litros. En las hembras no está tan desarrollado y no es hinchable, sin embargo los machos cuando cierran una de las ventanas de la nariz y espiran, pueden hacer salir la membrana internasal, muy elástica, por la otra ventana de la nariz, generalmente la izquierda, formando un "globo" rojo del tamaño de un huevo de avestruz, que cuando está fláccido cuelga a modo de probóscide sobre la boca.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Su rasgo más llamativo, del que toma su nombre vulgar la especie, es una protuberancia nasal inchable que va desde los ojos al extremo del hocico, que el macho puede hinchar a voluntad con aire aumentando de tamaño, parenciendo entonces un balón oval bilobulado, cuyo apéndice valvular lo hace hermético. La capacidad de esta capucha se ha calculado en unos siete litros. En las hembras no está tan desarrollado y no es hinchable, sin embargo los machos cuando cierran una de las ventanas de la nariz y espiran, pueden hacer salir la membrana internasal, muy elástica, por la otra ventana de la nariz, generalmente la izquierda, formando un "globo" rojo del tamaño de un huevo de avestruz, que cuando está fláccido cuelga a modo de probóscide sobre la boca.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Su rasgo más llamativo, del que toma su nombre vulgar la especie, es una protuberancia nasal inchable que va desde los ojos al extremo del hocico, que el macho puede hinchar a voluntad con aire aumentando de tamaño, parenciendo entonces un balón oval bilobulado, cuyo apéndice valvular lo hace hermético. La capacidad de esta capucha se ha calculado en unos siete litros. En las hembras no está tan desarrollado y no es hinchable, sin embargo los machos cuando cierran una de las ventanas de la nariz y espiran, pueden hacer salir la membrana internasal, muy elástica, por la otra ventana de la nariz, generalmente la izquierda, formando un "globo" rojo del tamaño de un huevo de avestruz, que cuando está fláccido cuelga a modo de probóscide sobre la boca.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

Presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La longitud cabeza-cuerpo de los machos adultos es de 260 cm de media (máximo 350) y en las hembras de 200 cm (máximo 300), pero la diferencia más importante entre los sexos es el peso, los machos pesan 300 kg de media y las hembras 160. Los cachorros al nacer miden 1 m y pesan 24 kg de promedio.

Foca Capuchina
Golfo San-Lorenzo • Islas de la Madeleine
© Mario Cyr

La foca de casco fue descrita por Erxleben en 1777 en su obra Systema Regni Animalis. Es la única especie de su género y no se conocen subespecies. Su historia taxonómica ha sido un tanto compleja. Fue clasificada como emparentada con los elefantes marinos (Mirounga), que al igual que la foca de casco poseen una nariz hinchable, integrando con ellos la tribu Cystophorini, y las crías fueron descritas como una especie separada (Phoca mitrata) a principios del siglo XIX.